RUTINARIA BELLEZA

  • 19 de September de 2022

RUTINARIA BELLEZA

Llega esta crónica 24 horas tarde, reposada y desprendida de calor del momento. Asume su tardanza persiguiendo un fin balsámico: el de alegrar lunes de vuelta al trabajo, de rutinas impuestas, de ecos de fiestas que apagan quehaceres diarios. Ayer la Sociedad Deportiva Logroñés volvió a ganar el derbi capitalino. Compiten en titulares elogiosos los verbos ganar y volver.

Los blanquirrojos sometieron a su rival mediante un ejercicio de fe, disciplina y atenciones previas. Llona preparó con mimo el partido y lo tradujo en la presencia de un doble pivote –descomunales Sarriegi y Borja Martínez-, en alas defensivas de perfil complementario y en pequeñas variaciones sobre partitura reconocible.

Arrancó el derbi sin impulso por parte de los locales. La fase de expedición y reconocimiento se saldó sin un dominador claro y sin la jerarquía del que vestía sus colores tradicionales. A los visitantes les sirvió de indicio para ir creciendo en el partido sin prisa, pero sin pausa. El doble pivote engranaba en medio campo, Manny asociaba con Samanes en la izquierda y Madrazo se desdoblaba en despliegue ofensivo y defensivo por la derecha. Y luego Diego Esteban.

El mediapunta logroñés se instaló entre líneas con clarividencia, dibujó jugadas antes de recibir el esférico y en un regate orientado condenó a Iñaki a perderse la segunda parte. Precisamente, una incursión del 10 prologó el primer gol. Diego renunció al apoyo en corto con Madrazo y diseño un centro para Unzueta. Samanes, en el segundo palo se apropió de la gloria batiendo a Serantes. 0-1.

No agitó el árbol local el gol en contra. Al contrario, los visitantes continuaron pergeñando su plan lascivo. Todas las debilidades en banda de la Unión Deportiva Logroñés iban a ser castigadas. El peligro terminó confirmándose a balón parado. Sarriegi alcanzó a conectar un balón en el segundo palo tras dejada acrobática de Unzueta y fusiló a Serantes. 0-2, final de acto, apoteosis y silencio.

La segunda parte vio a una Sociedad Deportiva Logroñés más replegada, pero igualmente cómoda. Lo acontecido en el primer episodio no llamó a rebato a los locales superados en cada intentona por el orden y la solidaridad de los visitantes.

En un improbable escenario lacustre, la Sociedad disfrutaba del marcador y de la tranquilidad del que no se ve asediado. Flotaba el equipo de Llona juntando líneas, cerrando espacios en los laterales y despejando en área propia balones desnortados sin remite ni destino. Se asfixiaba el partido hasta que Manny –imperial todo el encuentro- decidió darle un penúltimo empellón. Robo en el lateral, incursión en el área, amago y balón lejos de Serantes para enmudecer el fondo sur de Las Gaunas.

El impacto fue tal que su réplica se notó dos minutos después. Vinicius acortaba distancias ante la indiferencia de la grada. De ahí al final, un único oficio: el de lustrar galones y dar esplendor a una victoria que embellece la rutina de triunfos de la Sociedad Deportiva Logroñés sobre su vecino de la capital.

Ficha técnica:

U.D. Logroñés: Serantes, Simón Lecea (Campins, 73’), Arregi, David Fdez., Iñaki (Kortazar, 45’), Sierra (Pichín, 66’), Markel, Vinicius, Menudo, Zourdine (Doncel, 61’), Mendes (Schutte, 61’).

S.D. Logroñés: Jero, Manny, Gexan, Caneda, Víctor Ruiz, Borja Mtez., Sarriegi (Emilio, 70’), Diego Esteban (Alain Ribeiro, 64’), Samanes (Castri, 70’), Madrazo (Cherno, 82’) y Unzueta (Silvente, 70’).

0-1 (Samanes, 21’), 0-2 (Sarriegi, 45’+), 0-3 (Manny 78’), 1-3 (Vinicius, 79’)

Árbitro: Gorka Etayo. Amonestó a Iñaki, Markel Lozano y Menudo por parte de los locales y a Sarriegi, Madrazo, Víctor Ruiz y Borja Martínez por parte visitante.

Incidencias: presencia de más de 200 seguidores visitantes. Tercer triunfo consecutivo de la Sociedad Deportiva Logroñés en un derbi.

SD Logroñés