Locura de la SD Logroñés en Riazor

  • 2 octubre, 2021

Extraordinario punto de la SD Logroñés en su visita a Riazor después de que el capitán, otra vez el capitán, metiera un precioso y espectacular testarazo a las mallas en el minuto 94. El empate, muy merecido, otorga prestigio a la SD Logroñés por el rival y por las numerosas bajas que arrastra el equipo.

Creer. Creer muy fuerte. Para la Sociedad Deportiva Logroñés, la visita a Riazor era histórica en cuanto que daba un paso firme en su crecimiento como club. Porque jugaba en un estadio grande ante un rival grande por historia y por masa social. Después del partido, la SD Logroñés ha dado otro pasito más. El punto cosechado en el tiempo de descuento, en la última jugada, por su eterno capitán, otorga a la entidad un nuevo hito en su corta historia.

Porque la SD Logroñés supo sufrir ante un buen equipo que aspira al retorno a la liga SmartBank. Ya desde los primeros minutos, el Deportivo de La Coruña dominó el juego con Bergantiños y Héctor Hernández a los mandos. Quiles ya dispuso de un remate desviado como aviso de lo que iba a venir. ¿El qué? Un excelente Depor que iba a poner las cosas muy difíciles a una Sociedad que en ningún momento le perdió la cara al estadio y al partido. Mientras que el conjunto gallego ponía el peligro, el riojano ponía la posesión. Al igual que en Majadahonda, la SDL intentaba generar juego desde atrás buscando espacios, aunque con escasa profundidad. El Depor terminaría marcando en el minuto 18 por medio de Miku después de una buena jugada por banda. Con el tanto local, los blanquirrojos aún tuvieron que sufrir minutos de asedio blanquiazul. Quiles estuvo a punto de ampliar el marcador con un disparo al palo. La SD Logroñés, por otra parte, tocaba y tocaba hasta que un disparo de Calderón desviado se convirtió en la primera aproximación de peligro.

Paulatinamente las fuerzas se fueron igualando. Sin embargo, el Deportivo continuaba generando peligro en las pocas llegadas que concedía la SD Logroñés. Pelayo emergió como el gran defensa que es cortando balones, alguno peligroso como el de Granero. En un partido intenso y de toma y daca, Jaime Paredes casi llega a un remate de cabeza en una jugada que acabó en saque de esquina. En la otra portería, el Depor envió otro balón al larguero poco antes del descanso.

Tras el paso por vestuarios, el Depor tuvo la primera con un Miku muy activo pero que Jero desbarató en el último instante. A partir de entonces, la SD Logroñés tomó el mando al encuentro y dio un paso serio adelante. Primero con una serie de saques de esquina que no obtuvieron su fruto y después con un juego más directo y una presión alta. Un disparo de Mario Soberón ligeramente desviado y un casi remate en el segundo palo del propio Soberón fueron las ocasiones por las que la Sociedad quiso creer en cosechar algo positivo de su visita a Riazor. Poco a poco el partido se puso de cara para una SD Logroñés que combinaba bien y que cercaba a los blanquiazules en torno al área de Ian Mackay. Precisamente Mackay evitó con acierto el remate de El Haddadi con el interior de la bota izquierda.

Mientras que el Depor fiaba la sentencia al encuentro jugando al contragolpe con un peligroso Doncel que estuvo a punto de conseguirlo, la SD Logroñés empujaba con fe y con sentido común moviendo el balón de banda a banda y buscando huecos entre la defensa. Ya en el tiempo de descuento, los riojanos casi anotaron el empate en una jugada con rechaces y un disparo de Ander ligeramente desviado. Y lo mejor estaba por venir. En el minuto 93 y 45 segundos, un centro lateral al punto de penalti terminó con el giro de 90 grados de cabeza de un Miguel Ledo que dio el punto necesario a una SD Logroñés que no merecía la derrota.

El gol de Ledo fue el final de un partido que la hinchada blanquirroja recordará durante mucho tiempo. El empate a uno deja a la SD Logroñés en mitad de la tabla con 9 puntos. El próximo partido lo juega en Las Gaunas pero como visitante. Será el domingo 10 de octubre a las 17 horas ante la UD Logroñés.

Ficha técnica:

Deportivo: Mackay, Víctor García, Lapeña, Jaime (Granero, 83′), Héctor Hernández, Villares, Bergantiños, Juergen (De Vicente, 83′), Quiles (Doncel, 83′), Miku y Mario Soriano (Aguirre, 67′).

SD Logroñés: Jero, Paredes, Cubero (Borja, 79′), Ozerinjauregi, Pelayo (Ledo, 79′), Albisua (Diego Esteban, 55′), Javito (El Haddadi, 55′), Arnedo, Calderón, Sandoval y Soberón.

Árbitro: Manuel Ángel Pérez del comité madrileño. Amonestó a Aguirre y De Vicente por el Depor, y a Soberón, Arnedo y Paredes por la SDL.

Goles: 1-0, min. 18: Miku; 1-1, min. 94: Ledo.

Incidencias: 18.000 personas en Riazor con una treintena de seguidores de la SD Logroñés. Noche agradable y césped en muy buenas condiciones. En el descanso se homenajeó al 5 Fútbol Sala Coruña por el campeonato gallego.

SD Logroñés