LA LLAVE Y EL CANDADO

LA LLAVE Y EL CANDADO

La Sociedad Deportiva Logroñés regresó del parón copero sumando un punto en casa en un encuentro que vio superior al equipo de Llona durante tres cuartas partes de su desarrollo. Los blanquirrojos cedieron dos puntos a un Osasuna Promesas que encontró oro en un baúl que los locales se dejaron abierto.

Comenzó el partido con los navarros mejor asentados sobre el maltrecho césped de Las Gaunas. Los blanquirrojos iban aseando su imagen a medida que pasaban los minutos y para el 10 ya se habían enfundado el traje de gala. Pau Martínez, con un disparo al lateral de la red, puso un primer epitafio a la fase de dominio “rojillo”. A partir de ahí, el partido viró hacia donde quiso el cuadro local con Diego Esteban sacando brillo a la sala de máquinas, Emilio inteligente y presto en la distribución y Monroy aventurándose hasta lo más profundo de la defensa navarra.

Fue, sin embargo, un balón surtido desde la otra banda –la izquierda- el preludio de la más clara del primer acto. Borja Martínez, alistado para la causa ofensiva, remató de cabeza un centro certificado por Samanes. Valencia detuvo providencial el que hubiera sido el 1-0.

Se cerraba la primera parte con una Sociedad Deportiva Logroñés que había acumulado más llegadas de peligro que el rival y con amenaza de grieta en el ala izquierda de Osasuna.

El retorno de vestuarios no modificó el panorama. Si acaso, el partido bajó en ritmo y los acercamientos, casi siempre protagonizados por el cuadro local, se espaciaron más en el tiempo. En esa tesitura, el balón parado se intuía como líquido desatascante y así ocurrió en el 65. Córner botado con maledicencia por parte de Samanes, despeje defensivo al segundo palo e irrupción de Monroy para fusilar a las redes. 1-0.

La Sociedad había conseguido lo más complicado: ajustar el candado a la cadena. La ventaja pudo tomar  el apellido de definitiva en un centro de Manny desde el lateral que Unzueta remató al primer toque. Valencia –sobresaliente toda la tarde- metió abajo una mano prodigiosa para sostener a su equipo en el partido y el marcador.

El buen desempeño del cancerbero tuvo su recompensa en el 78 con un balón parado puesto de lujo por Sergio Moreno y rematado por Barbero, más vivo a la hora de recoger el rechace del poste. 1-1

Diego Esteban, de nuevo a un gran nivel, tuvo el desequilibrio en su pierna izquierda ya en la recta final del partido. Su disparo, previo bote, fue despejado de nuevo por Valencia en la intervención de más mérito del cancerbero navarro.

El encuentro finalizó con tablas y con la sensación de que la Sociedad Deportiva Logroñés pagó con dos puntos el haberse olvidado la llave que cerraba el candado del cofre.

Ficha técnica:

S.D. Logroñés: Azón, Monroy (Gexan, 80’), Manny, Caneda, Monroy, Borja Martínez, Sarriegi, Samanes (Ribeiro, 80’), Diego Esteban (Fran Sota, 87’), Emilio (Cherno, 80’) e Iker (Silvente, 87’).

Osasuna Promesas: Valencia, Moreno, Herrando, Ibaider, Iker Muñoz, Jony (Benito, 66’), Pau Martínez (Boiro, 77’), Xabi Huarte (Kako, 21’), Eneko Aguilar (Sergio Moreno, 77’), Llinares y Yoldi (Barbero, 66’).

1-0 (Monroy, 65’), 1-1 (Barbero, 78’)

Árbitro: David Cambronero González. Amonestó a Samanes y Diego Esteban por parte local y a Eneko Aguilar, Herrando y Yoldi por parte visitante.

Incidencias: Césped en malas condiciones, especialmente en ambas áreas. Santi Samanes vio la quinta amarilla de ciclo y será baja para el partido del sábado en la Nova Creu Alta frente al Sabadell.

SD Logroñés