Vía Crucis

  • 10 abril, 2022

La Sociedad Deportiva Logroñés adelantó en Valladolid su vía dolorosa a un Domingo de Ramos y terminó penando su inadaptación a campo, clima y rival.

La SDL pareció jugar cada uno de los noventa minutos (más el alargue) con el viento en contra. Salió mejor un Real Valladolid Promesas que detectó una vía de agua continua en la antesala del puente de mando blanquirrojo. Sufrían en demasía los de Llona para sacar el balón aseado y la presión albivioleta anunció colmillo en el minuto 10 con un balón al travesaño del mejor hombre del encuentro, Víctor Narro.

Los errores no forzados en salida de balón comenzaban a penalizar los conceptos defensivos de un equipo que sufría la movilidad de Sergio Benito, la verticalidad del propio Narro y el recorrido de ida y vuelta de un incombustible Paulo Vítor. No hubo noticias de la Sociedad en la primera media hora de juego a excepción de una combinación por banda izquierda que cruzó toda el área pucelana sin que Calderón alcanzara el remate. Precisamente, de lo poco salvable de los blanquirrojos en ataque, llegó el primer gol de los locales. Contra vertiginosa, primer escarceo abortado y una segunda línea que no llega a continuar la jugada. Fran López entró a saludar hasta la cocina y sirvió un balón en bandeja a Sergio Benito que rozaba la posición adelantada. 1-0 y descanso con mejores guarismos en el marcador -a pesar de todo- que sensaciones sobre el césped. El caudal ofensivo de los riojanos comenzó y casi finalizó en esos primeros 45 minutos en un disparo lejano a balón parado de Cubero que Aceves despejó al lateral con ciertos apuros.

La segunda parte no cambio el guión, si acaso lo acomodó aún más a los intereses pucelanos. Los de Julio Baptista empezaron a encontrarse aún más cómodos sobre el césped de los anexos y mostraban en cada jugada una confianza que se había diluido definitivamente en los visitantes. A los cuatro minutos de la reanudación, Víctor Vidal sostuvo el partido con una fantástica parada a combinación frenética entre Narro, Fran López y Nieto. Sin embargo, para el 53’ el propio Narro ya había cerrado definitivamente el encuentro al sortear a defensa y portero y remachar a la red en el área pequeña. 

En el lado visitante nadie daba noticias. Pirri y Jon Ander habían saltado al verde casi a tiempo para lamentar el 2-0. El delantero además vio una amarilla por protestar un liviano penalti que no pareció. Tampoco El Haddadi y Córdoba, sumados para la causa en el segundo episodio, le cambiaron la cara a un partido que ya controlaba a placer el filial pucelano. Slavi, con un gol anulado y el juvenil Maroto con balón al larguero, aún pudieron aumentar la penitencia riojana que tendrá que espera siete días para recuperar sensaciones e identidad. La cita, casi premonitoria, será en Las Gaunas… en Domingo de Resurrección. Qué así sea. 

Ficha técnica:

SD Logroñés: Víctor Vidal, Paredes (Córdoba, 68’), Caneda, Pelayo, Emilio, Arnedo (Pirri, 52’), Sandoval (Jon Ander, 52’) Calderón, Diego Esteban (Ledo, 84’), Soberón (El Haddadi, 68’).

Real Valladolid Promesas: Aceves, Fresneda (Lucas Rosa, 61’), Nieto (Moreno, 79’), Torres, Satuday, Ortuño, Mikel Carro, Fran López (Maroto, 61’), Víctor Narro (Castri, 83’), Paulo Vítor, Sergio Benito (Slavy, 79’).

Árbitro: Ruipérez Marín, comité castellano-manchego. Asistido en bandas por Córdoba Carboneras y Corgo Suárez. Amonestó a Arnedo y Jon Ander por la SDL, y a Sergio Ortuño por el Real Valladolid.

Goles: 1-0, min. 33: Sergio Benito; 2-0, min. 53: Víctor Narro.

Incidencias: nutrida presencia de seguidores blanquirrojos en la grada de los anexos con aficionados trasladados desde Logroño y Madrid. Césped en perfectas condiciones. Mucho viento.

SD Logroñés