Fe y montaña

  • 27 marzo, 2022

La fe no mueve montañas, ni el que quiere puede siempre. El partido entre el Racing de Santander y la Sociedad Deportiva Logroñés deja, a bote pronto, dos conclusiones que tienen más que ver con la naturaleza humana que con coordenadas estrictamente futbolísticas.

La Sociedad transitaba sin sobresaltos por el prado de El Sardinero hasta que una andanada repentina, un relámpago en el mediodía caluroso dio paso al trueno de la grada celebrando el gol. Gol que a la postre fue decisivo. 

Cántabros y riojanos habían escondido puños hasta ese minuto 40. De hecho, los blanquirrojos fueron los que disfrutaron de las dos ocasiones más próximas al gol en el primer tercio de partido. Al paso por el cuarto de hora, Javito recibió un balón limpio en el balcón del área; fueron unas décimas, las empleadas en asear la posición de disparo,suficientes para que la defensa cántabra desviara una trayectoria que apuntaba al palo izquierdo de Parera. Córner. Diez minutos después, Soberón se encontraba con un desenlace similar. El Racing había dejado de tiranizar el uso del balón y la Sociedad empezaba a encontrase más cómoda en el partido. 

Los locales aceptaron ese nuevo guión con la seguridad de saber que su capacidad de castigar los errores del rival permanecía intacta. No se equivocaban. En el 40, Fausto madrugó a Emilio para poner un balón en dirección a la estampida de Cedric. Recorte del nigeriano en el área, manoteo para sacar de la foto a Caneda y definición de 9 para batir por bajo a Jero. 1-0 y descanso, aunque antes de la pausa Soberón vio una amarilla que significa ciclo completo y ausencia ante el Badajoz.

El segundo capítulo coincidió con los mejores minutos de la Sociedad. Llona había apostado de inicio por un dibujo con mucha gente por dentro, dejando las bandas a las carreras de Paredes y especialmente Cubero. En la reanudación dio entrada a Calderón por Diego Esteban, pero siguió insistiendo en la idea colocando al de Almansa más próximo a la posición de interior. El equipo fue creciendo por fuera y llegaron las mejores ocasiones. Jon Ander tuvo en la uña del pie la opción de acabar con una sequía goleadora centenaria en minutos. El balón se perdió por poco a la derecha de la portería local. Minutos después, la propia defensa cántabra conspiraba contra su arquero en un balón peinado que a punto estuvo de significar el empate. Los locales, eso sí, dispusieron de la más clara del partido. Un remate de Paredes,buscando finalizar jugada, se convirtió, por mor del rechazo, en una carrera de 100 metros lisos con Cedric ocupando la calle principal y Álvaro Bustos la de su derecha. La generosidad del delantero ante la salida de Jero tuvo como respuesta la pifia del de Gijón que incomprensiblemente apuntó a la publicidad ubicada tras la portería. 

El susto amedrentó un tanto a los blanquirrojos que desde ahí y hasta el final del partido perdieron algo de fuelle ofensivo, excepción hecha de Calderón y su volea que una camiseta verdiblanca desvió a córner. Sobraba fe, pero faltaban piernas y los cambios de Sandoval, Arnedo y Ander El Haddadino fueron el revulsivo esperado. En el lento transitar al que llevó el Racing el tramo final del partido aún hubo tiempo para que Ander, en un balón peleadopreviamente por Javito en el área y Jack Harper,haciendo que Jero luciera pierna, pudieran modificar el marcador. No fue así.

Esta vez no hubo épica, ni gol en el descuento. El líder ató un final de partido con siete nudos y la Sociedad regresó a Logroño con la experiencia de una visita a un campo que el año que viene lucirá el logotipo de la LFP por partidos como el de hoy. El rival puso la fe y el Racing el peso inamovible de la montaña.

Ficha técnica:

Racing de Santander: Parera, Satrústegi, Pol Moreno, Bobadilla, Íñigo, Álvaro Bustos (Vázquez, 72′), Atienza, Cedric (Harper, 85′), Soko (Mantilla, 85′), Unai Medina y Yeray (Sergio Marcos, 62′).

SD Logroñés: Jero, Paredes, Cubero, Caneda, Pelayo, Albisua (Arnedo, 68′), Javito, Emilio (Dani Sandoval, 68′), Diego Esteban (Calderón, 45′), Soberón y Jon Ander (Ander, 83′).

Árbitro: David Recio Moreno, asistido en las bandas por Alaitz Gutiérrez y Jesús Rodrigo. Amonestó a Yeray, Satrústegi y Pol Moreno por el Racing, y a Soberón y Cubero por la SDL.

Gol: 1-0, min. 41: Cedric.

Incidencias: 9.840 personas en el Estadio de El Sardinero con más de un centenar de seguidores blanquirrojos. Césped en muy buen estado.

SD Logroñés